El Playmaker | El Sputnik 23, el orgullo y Manu
Ante la acuciante necesidad de empezar a conseguir victorias, LeBron James se volvió a colocar la capa de superhéroe para realizar uno de los mejores partidos de su carrera profesional. En sus propias palabras, durante el partido de anoche ante los Washington Wizards, se sintió más en forma en que toda su vida.
Sputnik 2, LeBron James, Emanuel Ginóbili
258
post-template-default,single,single-post,postid-258,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

El Sputnik 23, el orgullo y Manu

El tres de noviembre de 1957, el Sputnik 2 fue enviado a surcar las estrellas con Laika en su interior. Sesenta años después, el polvo de estrella sigue marcando las ilusiones de mucha gente. En el caso que nos ocupa, y al igual que en aquel lejano 1957, el tres de noviembre nos dejó algunos hechos que serán siempre recordados.

LeBron vuelve a hacer historia

Ante la acuciante necesidad de empezar a conseguir victorias, LeBron James se volvió a colocar la capa de superhéroe para realizar uno de los mejores partidos de su carrera profesional. En sus propias palabras, durante el partido de anoche ante los Washington Wizards, se sintió más en forma en que toda su vida.

Para dejar en nada el partidazo de Bradley Beal -36 puntos / 4 rebotes / 4 asistencias con un 63% en tiros de campo-, LeBron completó un encuentro para el recuerdo: 57 puntos -23/34 en TC-, once rebotes, siete asistencias, tres robos y dos tapones. La descomunal actuación de LeBron conlleva varias consecuencias, tanto históricas como circunstanciales.

En primer lugar, gracias a los 57 puntos, LeBron supera a Kobe Bryant como el jugador más joven en conseguir 29,000 puntos en la mejor liga de baloncesto del mundo. Desde que entró en la liga ha ido devorando casi todos los récords de precocidad contabilizados por la liga, y este tampoco se le va a quedar en el tintero. Aún lo separan algo más de mil puntos de Dirk Nowitzki, sexto en la lista de máximos anotadores de la historia, sorprendente si reparamos en la cantidad de juego que lleva repartiendo LeBron desde que tiene compañeros fiables a los que pasarles el balón.

El choque también sirvió para que sea el segundo jugador -únicamente por detrás de Michael Jordan– en sumar dobles dígitos en anotación en ochocientos partidos consecutivos. LeBron sigue acechando al “fantasma de Jordan”, del que ya no está tan lejos como suponían muchos detractores. Además, se convierte junto a Kyrie Irving -también 57, ante los San Antonio Spurs- en el máximo anotador en un encuentro de la historia de los Cleveland Cavaliers. Otro extraordianario base al que empató anoche fue Allen Iverson. LeBron se convierte, junto a Iverson, en el sexto jugador histórico en realizar once encuentros de más de cincuenta puntos.

En definitiva, hace tiempo que viene hablándose del lugar que debería ocupar James en el ránking histórico que preside con puño de hierro Michael Jordan, pero actuaciones de este calado abren una nueva pregunta: ¿habrá sido capaz de superarlo cuando se haya retirado?

 

Kyrie salva a los Celtics en Oklahoma

Boston Herald

Tras una primera parte de pesadilla, tanto a nivel individual como a nivel colectivo, los Boston Celtics se fueron al descanso en el Chesapeake Energy Arena dieciocho puntos abajo (55-37). Hasta ese momento, Kyrie Irving intentó echarse el equipo a la espalda pero los tiros no entraban -tres puntos en los primeros veinticuatro minutos-. Sin embargo, volvió a asir la batuta, que se le olvidó en los vestuarios, durante el segundo tiempo para firmar una actuación memorable.

Abrió el tercer parcial ya avanzado el tiempo, a cuatro minutos del final con un triple en contraataque. Entonces sacó el tarro de las esencias: una canasta por elevación sobre Adams, finta y tiro de media distancia sobre Grant, una penetración sobre Roberson, una bomba con la mano izquierda, un tres más uno…hasta los 22 puntos en dieciséis minutos. El repertorio de Irving es imposible de cuantificar. Su manejo de balón se anticipa a la acción defensiva y la evita. Su confianza está por las nubes. Y la defensa de Boston ayuda a que el ataque sea fluido, además del extraordinario dominio del movimiento de balón por parte de los jugadores de los Celtics.

Se enfrentaron las dos mejores defensas de la liga hasta el momento. Es usual escuchar que cierto jugador es indefendible, pues bien, durante la segunda mitad del Oklahoma City Thunder-Boston Celtics (94-101), Kyrie Irving fue el jugador menos defendible del mundo por parte de la segunda mejor defensa del planeta.

 

El manido “eterno” Ginóbili

Últimamente, cada vez que un jugador veterano consigue una nueva muesca en su revólver, se le acuña el adjetivo “eterno”, y puede que nadie se merezca tanto el apelativo como Emanuel Ginóbili.

Con cuarenta primaveras, el escolta de Bahía Blanca completó su partido número mil en la temporada regular (1,213 contando Playoffs). Todos y cada uno con la camiseta de los San Antonio Spurs. El porcentaje de victorias de esos mil partidos es escandaloso, ya que Ginóbili, durante sus quince años de carrera en la NBA, tiene mejor balance que veintiocho equipos de la liga. Con su triunfo de anoche, el 728, es el jugador con más victorias en mil partidos en la historia.

Además, entre sus diez puntos de anoche, nos dejó esta maravilla. Recuerden: cuarenta años.

No Comments

Post A Comment