Andalucía, cuna del arte

Andalucía, cuna del arte

Andalucía, comunidad al sur de la Península Ibérica y de la Unión Europea, por la que han pasado a lo largo de sus extensa historia multitud de etnias y culturas, ha ido creando poco a poco, siglo tras siglo, lo que hoy en día podemos denominar el folclore andaluz. Primero Los Millares (yacimiento arqueológico prehistórico de la Edad de Cobre -entre 3200 y 2200 a.C.- situado en Santa Fe de Mondújar, Almería), pasando por El Algar (yacimiento arqueológico situado a orilla del río Antas, en Antas Almería, durante la Edad de Bronce) y los Tartessos (según los antiguos griegos, primera civilización occidental, se encontraban entre Huelva, Sevilla y Cádiz), constituyeron las primeras aportaciones andaluzas al mundo.

 

Andalucía, madre de las ciudades más antiguas de Europa, Cádiz y Málaga. Hogar del Imperio Romano desde el 27 a.C. hasta su desaparición en el 711, con la invasión musulmana de la Península que puso a Córdoba como capital y centro cultural, no solo de Al-Ándalus, sino de todo el mundo. Duraría tan solo quince años, hasta el 726, dejando un legado más que visible e importante no solo en Andalucía sino en toda la Península. Antes sufrieron las invasiones germánicas de vándalos y visigodos. Pero adelantemos el calendario hasta el siglo XX, más concretamente a finales de la década de 1960.

 

Años en los que surge el movimiento cultural y musical del rock andaluz (fusión de rock progresivo y flamenco) teniendo como padres del movimiento a Triana (Jesús de la Rosa Luque, Juan José Palacios ‘Tele’ y Eduardo Rodríguez Rodway), como máximos exponentes, y a Smash (grupo que surge en 1968 tras la desaparición de la banda Gong y formado por Gualberto García, Julio Matito, Antonio Rodríguez, Henrik Liebgott y Manuel Molina). Además, contó con otros exponentes de menor peso pero no menos importantes como Veneno (Kiko Veneno, Raimundo y Rafael Amador), Medina Azahara o Alameda, entre otros. Como concepto puro, el rock andaluz consiste musicalmente en la incorporación a la estructura del rock y del pop, conceptos, ritmos, melodías y armonías del folclore andaluz y del flamenco (no se sabe mucho de su procedencia real debido al mestizaje del pueblo andaluz, pero según la RAE está vinculado al pueblo gitano).

 

La música está ligada al fuerte sentimiento andalucista que nace en la Comunidad en los setenta y que lleva al Estatuto de Autonomía de 1988. Los compases más utilizados proceden de la rítmica africana, como los tangos, las bulerías o la rumba. En cuanto a las voces, son marcadamente andaluzas, con las modulaciones propias del flamenco, incluyendo largos quejidos y lamentos cortos con estructuras y fraseos del rock. Instrumentalmente, se utilizan la guitarra flamenca, las palmas y las castañuelas como elementos no rockeros y que conviven con la guitarra eléctrica, elementos de percusión y bajos.

 

Los primeros en incorporar elementos flamencos fueron el mencionado Gong (Silvio Fernández, que haría carrera en solitario, y Luis Cobo ‘El Manglis’), quienes más tarde, junto a su representante Gonzalo García-Pelayo, fundarían Smash. Con la desaparición paulatina de todas las bandas icónicas del rock andaluz el género se queda huérfano, ya que integrantes de los diferentes grupos van muriendo y otros intentan crear otras bandas que no perduran en el tiempo. Los hermanos Garrido Granados fundan el grupo Flamenco dándole una vuelta al género, con fondo rockero y un marcado cante aflamencado. Más tarde llegaría el maestro y guitarrista Paco de Lucía, con el que editan un álbum de siete temas, cuatro ya editados por los hermanos y tres de nueva creación. Por otro lado, con el nacimiento del grupo almeriense Los Puntos (José González-Grano de Oro, Agustín Flores, Andrés Bravo, Gaspar Flores y José Antonio Martínez), cuya perspectiva inicial tiraba más hacia el pop, editan una de las canciones más icónicas de la época y del género: ‘Llorando por Granada’, en 1973.

 

Triana y Medina Azahara serán las bandas más icónicas del rock andaluz. Ambas aún mantienen su actividad. Medina Azahara es una banda formada en Córdoba allá por 1979. En su primer álbum de estudio, homónimo, editan el tema ‘Paseando por la mezquita’. En 1981 sacarían La esquina del viento y un año después Andalucía, disco con el que dejaban un poco de lado el rock andaluz y se instalarían en la música más comercial. Hasta 1986 no sacarían un nuevo disco, el cual sería financiado en su totalidad por el grupo y que llevaría como nombre Caravana española. En 1989 se une al grupo el guitarrista Paco Ventura y editan En Al-Hakim, con el cual harían una gira con el grupo renovado y con el batería local Manuel Reyes. En los noventa editaron un disco en directo, y para ello eligieron un concierto realizado en Leganés. Más adelante, en 1992, la banda sacó un nuevo álbum, con un nuevo bajista llamado José Miguel Fernández. El resultado: disco de oro y platino en dos sencillos (“Necesito respirar” y “Todo tiene su fin”, respectivamente). Posteriormente publicaron más discos pero ninguno alcanzaría el éxito del anterior. Ya en 2011 editan 30 años y la historia continúa, que consiste en un concierto en DVD y disco y otro CD con ocho temas nuevos. Álbum que se podía comprar por separado con el nombre de La historia continúa. Como bonus track editaron una versión de ‘With a little help from my friends’ de The Beatles. En 2012 publican un nuevo álbum con el que vuelven a las raíces del rock andaluz. El CD estaría formado por catorce canciones y llevaría el nombre de La memoria perdida. En 2014 editan el último disco conocido hasta el momento Las puertas del cielo, el cual les lleva de gira por Sudamérica.

 

Medina Azahara en la actualidad. FOTO: Senador Música

Medina Azahara en la actualidad. FOTO: Senador Música

 

Triana, por otro lado, pasa por tres épocas muy diferentes entre ellas. El germen de la banda está en Tabaca, grupo formado por componentes de otras bandas. Formaban Tabaca: Carlos Attias, bajista de Miguel Ríos, Emilio Souto, cantante de Los Solitarios y el guitarrista de Los Payos, Eduardo Rodríguez Rodway. Ya en 1973 Attias se aleja de la banda, entrando Jesús de la Rosa Luque en su lugar, como bajista y cantante, al tiempo que Souto también se desvinculaba del grupo. Finalmente Juan José Palacios ‘Tele’ se une a Eduardo Rodríguez y de la Rosa cambiaría a la batería, sentando las bases de Triana. A la primera formación de Triana hay que sumar a Dolores Montoya y Manuel Molina, aunque ambos abandonarían el grupo rápidamente para formar el dúo Lole y Manuel, haciendo que Triana quedase reducido a un trío. Formato que sería el definitivo para la banda.

 

Tenían como espejo en el que mirarse a grupos de la talla de Pink Floyd, la formación original de King Crimson, Traffic o Caravan. Dichas influencias se reflejan en las primeras obras de la banda. A pesar de que venden muy mal el producto, su primer álbum, llamado Triana, aunque fuese más conocido como El Patio, fue un rotundo éxito entre los jóvenes andaluces. En este álbum se encuentran las canciones ‘Abre la puerta’ y ‘El lago’, los clásicos más recordados de la agrupación. El segundo, de 1977, llevará como título Hijos del agobio. Año en el que España pasa uno de los momentos más críticos de su historia con asesinatos de varios abogados de CCOO y el presidente del Gobierno tuvo que dejar su residencia por miedo a La Moncloa, entre otros hechos.

En este álbum, el grupo utiliza la música para exaltar la libertad, por ejemplo en el tema ‘Rumor’, hay un verso que dice: “La guitarra a la mañana le habló / de libertad”, o el tema ‘¡Ya está bien!’ habla de la desconfianza en la clase política: ”todos pretenden saber y decir lo que piensa usted / don elegantes palabras y el gesto duro a la vez. / Queremos elegir, / sin que nadie diga más / el rumbo que lleva a la orilla de la libertad”. A pesar de que se venden más de 100,000 copias en solo tres meses, este también cuenta con nula promoción. En el tercer trabajo de la banda, este en 1979, lanzan al mercado Sombra y luz, el que sería el disco más progresivo, oscuro y experimental. En él encontramos elementos del jazz (sobre todo en el tema ‘Sombra y luz’) y un peso muy fuerte de la guitarra eléctrica (‘Una historia’).

 

En su segunda etapa, al principio de los años 80, la etapa progresiva de la banda desaparece y cambian algo su registro. Aun con esto editan su único número uno en las listas: ‘Tu frialdad’, tema que se encuentra incluido en su álbum Un encuentro (1980). Un año después, en el álbum Un mal sueño, aparecen temas como ‘Desnuda la mañana’ o ‘Noche de amor’. Ya en 1983, la banda saca el álbum Llegó el día, en la que aparecía el tema de mismo nombre. Éste sería el último trabajo discográfico de Triana. En aquel mismo año fallece en un accidente de coche el teclista y vocalista, Jesús de la Rosa, en Burgos a los 35 años de edad. En 1994 da inicio la etapa que nos trae hasta la actualidad. No exenta de controversia, ya que el Tele junto a otros compañeros (Pepe Bao, El Pájaro, Juan Reina, entre otros) forman una nueva banda. El error de el Tele radica en que decide que el grupo se llame Triana.

 

Sacan dos discos, Un jardín eléctrico en 1997 y En libertad en 1999. En 2002, Tele es ingresado de urgencia en un hospital de Madrid para ser operado de una rotura de la arteria aorta, de la cual no se salva y acaba falleciendo. Juan Reina, el nuevo vocalista, decide en 2007 adoptar el nombre para su nuevo grupo, algo que indignó a los seguidores de la banda. Los músicos de Reina eran desconocidos y ajenos a Triana y para los seguidores de la banda, aquello manchó el nombre del grupo. Tras este disco, titulado Un camino por andar, Eduardo Rodríguez Rodway, único componente original de la banda vivo, emite un comunicado en el cual acusa a Juan Reina de querer lucrarse a costa del nombre de la banda. Los derechos del nombre están en manos de la mujer de Tele, la cual impulsó el disco. En 2016, el grupo volvió a la actividad con gira incluida. Tras esto Rodríguez puso el sobrenombre despectivo de The Mangurrinos.

 

Los primeros integrantes del grupo Triana. FOTO: Archivo histórico Billboard

Los primeros integrantes del grupo Triana. FOTO: Archivo histórico Billboard

 

Antes de entrar en el flamenco, otro gran exponente del rock andaluz y del flamenco en España es Kiko Veneno. Nacido como José María López Sanfeliu en Figueras, Girona, muy joven se trasladó a Cádiz y Sevilla con su familia. Un tipo estudioso, con la carrera de Filosofía y Letras acabada, e intrépido vividor en el buen sentido de la palabra. Viajó por Europa y Estados Unidos donde descubrió a artistas como Bob Dylan. En uno de estos viajes redescubrió el flamenco y grabó su primer disco.

 

En los 70, cambió su vida y conoció a los Amador. Con ellos formaría Veneno con los que sacó el álbum Veneno que aunque en su época no fue reconocido, actualmente es uno de los fundamentales en la música española. En el año  1979, colaborando con Camarón de la Isla, harían La leyenda del Tiempo, disco en el que encontramos un tema homónimo, que es uno de los temas más versionados en español.

 

En los 80, con la Movida Madrileña en pleno auge, Veneno llega a la capital con la intención de vivir en solitario de la música. Incluso edita el álbum Seré mecánico por ti, pero no lo logra y vuelve a Sevilla para ser el programador cultural en la Diputación de Sevilla.

 

Tras esto, poco a poco, consigue hacerse un nombre en la música española encadenando colaboración tras colaboración con otros artistas que le piden que les escriba canciones. Entre otros, escribe para Raimundo Amador y para Muchachito. Aparte de esto también saca discos en solitario.

 

En la actualidad estamos viviendo el resurgimiento del flamenco. Resurgimiento por no decir el descubrimiento por una gran parte de la población que defenestraba el estilo, ya que era algo que solo escuchaban los gitanos y los andaluces. Y no iban muy desencaminados ya que el flamenco es según la RAE ‘una manifestación cultural (…) de carácter popular andaluz, y vinculado a menudo con el pueblo gitano’. Este resurgir o descubrimiento procede de una artista barcelonesa nacida en 1996, Rosalía. Este movimiento no es cosa suya. Pero gracias a ella, escucharlo no está tan mal visto y ya no te expones a que te miren mal, ahora es cool.

 

Pero, ¿hasta dónde debemos trasladarnos para conocer el origen real del flamenco? Unos dicen que hasta la época árabe por sus modulaciones, ya que recuerdan a los cantos monocordes islámicos, otros dirán que hasta la aparición de los primeros gitanos en la Península, otros que es por el legado que los deudos dejaron en Andalucía. Hindús, canciones mozárabes o sistemas musicales judíos son otros posibles orígenes. Nadie es capaz de acotarlo. Lo único claro es que nace del propio pueblo. El debate con Rosalía está servido y nace una nueva pregunta, ¿durará mucho el boom o quedará en una mera moda pasajera?

 

Mientras tanto, artistas flamencos, con igual o mayor talento que la citada Rosalía, están sufriendo la dureza que tiene hoy en día que pasar el músico ‘estándar’ en España. No ser escuchado por la mayoría, o no ser puesto en las radios musicales con mayor audiencia no es estar en el fango de la música. Estos artistas, solo por poner algunos ejemplos son: El Cigala, el gran Miguel Poveda, María Toledo, Estrella Morente, Niña Pastori, El Barrio, Remedios Amaya o José Mercé. Artistas de flamenco que llenan aforo allá por donde pasan y que no hacen más que dignificar el trabajo de artistas ya fallecidos como Camarón, Paco de Lucía o Enrique Morente.

 

Con Rosalía, que no solo hace flamenco (fusión de flamenco con pop, soul, trap y urban), el estilo está volviendo a ser valorado, escuchado y ganándose sitio en las emisoras de radio y televisión.

Acerca del autor

Juanan es un aficionado a todos los deportes americanos en especial a la NBA y la NFL. También le gusta la música y el Atleti.

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies