De Porno a T2: Trainspotting, la adaptación por reducción de Danny Boyle

De Porno a T2: Trainspotting, la adaptación por reducción de Danny Boyle

Con el poso necesario del paso del tiempo, se hace imperioso intentar descifrar la continuación de aquella obra de época titulada Trainspotting, a pesar de la innecesaria y reduccionista versión que parió Danny Boyle, titulada T2: Trainspotting.

 

Pero antes de ver al adaptador, habría que fijarse en el autor original de Porno, la novela que continuaba la historia de Mark Renton, Sick Boy, Spud y Begbie. Irvine Welsh es un escritor escocés de novela que también ha trabajado el guion y las historias cortas. Su narrativa se caracteriza por una cosa principalmente: sus orígenes.

 

Uno de los aspectos más importantes en su literatura relacionado con sus orígenes es su lugar de nacimiento, Leith, el distrito portuario de la capital escocesa, Edimburgo. La mayoría de sus escritos transcurren entre Leith y el resto de Edimburgo, apuntando siempre a la clase obrera, de la que Welsh es un orgulloso miembro. Hay que tener en cuenta que nació en el barrio obrero de Edimburgo y que durante su juventud gobernó con puño de hierro Margaret Tatcher en el Reino Unido, con lo cual era casi imposible que con ese caldo de cultivo no aparecieran contestatarios como Welsh.

 

Además, incluye en sus obras muchos elementos poco usuales en la historia de la literatura, como el fútbol, y otros que aparecen con asiduidad desde la mitad del siglo XX, como las drogas. Welsh siempre escribe desde la experiencia, ya que estuvo enganchado a la heroína desde que abandonó los estudios con dieciséis años, adicción que logró abandonar un tiempo después. Aquella época con la heroína le sirvió para construir la novela por la que será conocido en todo el mundo desde 1993, Trainspotting. Una novela que consiguió que mucha gente que nunca había cogido un libro por iniciativa propia lo hiciese. Según la revista escocesa Rebel Inc., Trainspotting merecía “vender más ejemplares que la Biblia”. La obra que nos ocupa es una continuación de su ópera prima, en la que el tema principal cambiará: pasará de la droga al porno, manteniendo sus personajes principales y continuando con la trama.

 

Irvine Welsh haciendo un cameo en Trainspotting

 

Por otro lado, habría que destacar a la persona que difundió todavía más la obra de Welsh, el director inglés Danny Boyle. Boyle nació en una familia católica de clase obrera, pues sus padres eran irlandeses, y parecía que estaba destinado a entrar en un seminario, puesto que durante ocho años fue monaguillo, hasta que con catorce un sacerdote le dijo que su camino no era ese. De todas formas, y como él mismo ha confesado, se ha dedicado a lo mismo: “It’s basically the same job – poncing around, telling people what to think”.

 

Porno en T2: Trainspotting

 

Porno fue publicado en 2002, nueve años después que su predecesora. La historia se sitúa diez años después de que Renton se llevara el dinero de los cinco amigos y pusiera rumbo a Ámsterdam para dejar atrás su propia autodestrucción en Leith, cuando decidió elegir la vida. T2: Trainspotting, tras muchos años de especulaciones sobre una secuela de Trainspotting, fue estrenada el 27 de enero de 2017 en el Reino Unido y el 24 de febrero en España. Como ya se ha apuntado, repitió Danny Boyle en la dirección y John Hodge en el guion.

 

El tema de ambas obras es diferente entre sí, debido a que la adaptación de Danny Boyle obvia el aspecto más importante y que cubre y nutre toda la novela de Welsh, la pornografía. Teniendo esto en cuenta, se pueden establecer dos temas diferenciados, uno para Porno y otro para T2: Trainspotting.

 

En el caso de Porno, el tema principal es la ambición. La ambición desmedida de Sick Boy por encauzar su vida tras vivir unos años en una casa okupa de Londres, a través de una nueva misión: triunfar en el mundo del porno. La ambición, asimismo, por devolverle a Mark Renton la jugarreta que le hizo al final de Trainspotting.

 

Por otro lado, el tema en T2: Trainspotting es la nostalgia. La nostalgia por el pasado en el que vivían los protagonistas, que si bien no era un paraíso, era su paraíso. Alejados de las convenciones sociales de una vida burguesa y secuestrada por el capitalismo, como deja bien claro Renton en la variación histriónica de su célebre discurso de la primera película, el “Elige la vida”.

 

Mark Renton huyendo en Trainspotting

 

Porno, en primer lugar, está estructurado en tres partes, tituladas: “Vídeos caseros”, “Porno” y “Exhibición”. En la primera parte se realiza una panorámica de los protagonistas, presentando cómo han evolucionado hasta los diez años después de que Renton huyera a Ámsterdam con el dinero. En “Porno”, se desarrolla la acción relativa a la grabación de una película pornográfica amateur por parte de Sick Boy y Nikki, con la ayuda económica de Renton. A la par, se van desarrollando las tramas paralelas de Spud y Begbie. Finalmente, en “Exhibición”, Sick Boy empieza la distribución de la película y consigue que sea presentada en el ficticio Festival de Cine Adulto de Cannes.

 

La narración no es lineal, ya que avanza y retrocede continuamente. La mayoría de los capítulos son consecutivos, pero otros renarran lo contado desde otras perspectivas, o se recogen elementos de una trama anterior para verlos desde el punto de vista de otro de los protagonistas.

 

Estas tres partes están distribuidas en ochenta capítulos asimétricos, con cinco narradores diferentes. Sabemos quién es el narrador por el título de cada uno de los capítulos, de diferente estructura narrativa. Además de caracterizarse cada narrador por la manera en que se escribe el título de sus capítulos, Welsh utiliza diferentes lenguas y registros para cada uno de los personajes. En los capítulos narrados por Sick Boy, Nikki y Renton utiliza el inglés estándar. En el caso de Begbie y Spud, sus partes están escritas en scots, un dialecto del escocés que comenzó a utilizarse en las Highlands en el siglo XVI, básicamente basado en la transcripción fonética. Este recurso en castellano no es efectivo, por supuesto, así que en la traducción se ha optado por utilizar un registro malsonante para caracterizar a Begbie, mientras que en los fragmentos de Spud se utiliza un registro meramente coloquial, rozando lo vulgar, en ocasiones puramente conversacional.

 

Hay que destacar también la utilización de la jerga rimada cockney en Sick Boy y Spud. Esta manera de hablar procede de los barrios obreros de Londres, y consiste en cambiar una palabra de uso frecuente por otra que forme parte de una frase hecha que rime con ella, como en esta oración que pronuncia Spud: “Oí que el tío había dejado el Christopher Reeve ”, en referencia al alcohol (“peeve”, que se podría traducir como priva).

 

Las enormes diferencias en los personajes

 

Hay una variación sustancial en el protagonismo de la adaptación de Boyle con respecto a la obra original. Mientras que en Porno el protagonista principal es Simon David Williamson, también conocido como Sick Boy, en el filme, ya desde la primera escena se pone el foco en Mark Renton, mientras corre en una cinta de gimnasio, contraponiéndose así al inicio de Trainspotting, en el que Renton aparece huyendo de sus amigos en un flash-forward.

 

Así pues, Simon David Williamson, o Sick Boy, aparece como un hombre adicto a la cocaína, una vez ha dejado la heroína, que vuelve a su Leith natal debido a que su tía Paula va a dejar su pub, el Port Sunshine, y quiere traspasárselo. De esta manera, Sick Boy ve que tiene una nueva oportunidad de salir adelante. En los diez años que han pasado desde Trainspotting ha tenido un hijo con la que ahora es su ex mujer. Antaño un joven atractivo, ha perdido la mayoría del encanto una vez tuvo. Es posiblemente, junto a Spud, el personaje que menos haya cambiado en su personalidad de todos los protagonistas. En el filme está interpretado a la perfección por Jonny Lee Miller, con una gestualidad superlativa teniendo en cuenta la adicción que mantiene Sick Boy en Porno.

 

Sick Boy, Mark Renton y Veronika en T2: Trainspotting

 

Por otro lado, Mark Renton dejó también la heroína y dirige un club exitoso en Ámsterdam. Vuelve a Edimburgo cuando Sick Boy se lo encuentra en la capital de los Países Bajos y le propone financiar la película que quiere filmar, mientras Sick Boy busca la manera de devolverle el perjuicio que le ocasionó. Mantiene con Sick Boy una relación tormentosa: son amigos de la infancia pero siguen sin confiar plenamente el uno en el otro.

 

El protagonismo femenino en Porno se reparte entre Nikki Fuller-Smith y Dianne. Nikki aparece descrita por Simon la primera vez que la ve: “Una de las muñecas resulta particularmente apetecible. Cabello castaño claro, ojos cuasi-orientales con unas cejas bien depiladas y cuidadas y una boca pequeña pero de labios carnosos…su elegancia sensual y arrogante”. Nikki es una estudiante de cine acomplejada en un físico espectacular, que tiene la necesidad de hacerse valer, en una representación perfecta de una persona con problemas alimenticios en una sociedad preocupada únicamente por la imagen. Trabaja para ganar un dinero extra en una sauna donde, ocasionalmente, masturba a sus clientes. Ni su personalidad ni su ocupación tienen que ver con la Veronika de T2: Trainspotting, que ni estudia cine o ni siquiera es inglesa como Fuller-Smith. Está interpretada en el filme por Anjela Nedyalkova.

 

Dianne, por su parte, ya apareció en Trainspotting. Todavía siendo una colegiala se acostó una noche con Mark, que huyó despavorido cuando se enteró a la mañana siguiente de que todavía tenía dieciséis años. En Porno está realizando su tesis doctoral sobre la industria del sexo y vuelve a coincidir con Mark, que deja a su novia cuando se encuentra con Dianne y comienzan una relación. En T2: Trainspotting ni sale con Mark ni está haciendo la tesis. De hecho, en la película ha estudiado derecho y aparece cuando Renton le tiene que hacer una consulta legal. El peso primordial que tiene en Porno lo pierde por completo en T2: Trainspotting. Parece que era obligatorio contar con todo el elenco de Trainspotting, lo cual hacía necesaria la aparición de Kelly Macdonald en el papel de Dianne. En T2: Trainspotting simplemente aconseja a Mark y hace un chiste sobre la edad de Nikki.

 

En el caso de Daniel Murphy, o Spud, es el personaje que más se ha quedado anclado en el pasado. Sigue siendo consumidor de heroína y otras drogas, aunque después de recibir su parte del dinero acudió a diferentes sesiones grupales para dejar la heroína, sin conseguirlo. Mantiene una relación tormentosa con Alison, un personaje que tuvo un escarceo con Simon. No le ve sentido a su vida y piensa constantemente en el suicidio. Los únicos momentos de alegría o esperanza llegan a través de su nuevo hobbie, la escritura. En Porno se dedica a estructurar una historia sobre Leith, mientras que en el filme se trata de unas memorias de su vida.

 

Francis Begbie, por otro lado, se encuentra al comienzo de la novela y el filme encerrado por asesinato. Se trata de un psicópata violento que se dedica a buscar a sus ex amigos después de salir de prisión, aún con el robo de Renton en la cabeza. Acaba matando a Chizzie, un pederasta del barrio y destruye los planes de todos los personajes aunque vea sus propias acciones como heroicas. Cuando se encuentra por fin con Renton en Leith, casi al final de la novela, lo atropella un coche y se queda en estado crítico. Finalmente no fallece. En T2: Trainspotting es devuelto a la cárcel, de la que se escapó, mientras que en el original había terminado su condena.

 

El último personaje de la pandilla de Trainspotting es Rab McLaughlin, o Segundo Premio, un alcohólico en vías de recuperación. Se refugió en la religión en un intento desesperado de mitigar su alcoholismo, lo cual lo distanció de sus amigos. Hay que destacar que en ninguna de las dos películas aparece, haciéndolo únicamente en las obras originales.

 

La divergencia del espacio y el tiempo

 

Este apartado es el que más variaciones sufre entre la novela original y la película. En primer lugar, en Porno hay cinco localizaciones: Londres, Leith, Ámsterdam, Cannes y Zúrich. En Londres apenas se mantiene la acción unos capítulos, los que tarda Sick Boy en ponerse de acuerdo con su tía Paula para hacerse cargo del Port Sunshine. La mayoría de la acción se sitúa entre Leith y Ámsterdam. Debido a que allí reside Renton antes de volver a Leith, se desarrolla la trama del encuentro y negociación entre Sick Boy y Renton para promocionar la película. Gran parte de la tercera sucede en Cannes, cuando viajan al Festival de Cine Adulto. Zúrich aparece en un par de ocasiones, ya que la productora creada por Sick Boy y Renton, Bananazurri Films, ha abierto varias cuentas bancarias allí para no dejar rastro del dinero dedicado al porno.

 

En el caso de la película, la acción se desarrolla en dos localizaciones: Ámsterdam y Leith. Sin embargo, la referencia a Ámsterdam es mínima, puesto que se filmó un plano subjetivo desde el tranvía que cruza toda la ciudad de los canales, en una secuencia formada por planos mezclados, nuevos y de Trainspotting, hasta llegar al gimnasio donde aparece Renton corriendo, en alusión a la apertura de la primera película.

 

El distrito portuario de Leith, lugar donde se desarrolla la mayoría de la acción

 

En lo que concierne al tiempo, la acción se sitúa diez años después de Trainspotting en Porno, mientras que en T2: Trainspotting se sitúa veinte años después, más o menos el tiempo que pasó entre el estreno de Trainspotting y T2. Esto causa diferentes cambios en el guion, como por ejemplo la supresión de la relación entre Dianne y Renton, que aparece en la novela y no lo hace en la película.

 

Las variaciones

 

Además de las diferencias apuntadas en la localización, tiempo y protagonismo, habría que destacar el elemento primordial de la novela que no aparece en el filme: la pornografía. Esto es lo que, principalmente, caracteriza la adaptación como por reducción. En la novela es el elemento que consigue volver a unir a Sick Boy y a Renton con un objetivo común: enriquecerse y prosperar a través de la producción de películas pornográficas.

 

En un principio, en Porno, Sick Boy entra en contacto con la industria pornográfica a través de un amigo, Rab Birrell, que le dice que un grupo de personas se reúne los jueves por la noche para hacer orgías, grabarlas y después verlas. Sick Boy se muestra interesado, puesto que en muchas ocasiones se ha relacionado con la industria del sexo, de una u otra manera. Es el filón que necesita para prosperar, y utilizará el Port Sunshine para la grabación de la mayoría de las escenas de la película amateur que quiere filmar. La supresión de esta parte de la historia resta la oportunidad de haber hecho una película totalmente diferente pero con muchas oportunidades. El viaje a Cannes de los protagonistas, la inclusión de personas reales en la historia, el Festival o las fiestas que lo rodean hubieran dado lugar a un largometraje curioso, cuanto menos.

 

En T2: Trainspotting, se usa el material de las grabaciones amateur, pero con otro fin. En la película Sick Boy utiliza a su novia, Veronika, para que se acueste con hombres por dinero y grabarlo con una cámara oculta para chantajearlos. Es una variación enorme teniendo en cuenta el peso real que tiene la pornografía en la obra original, que desaparece por completo en T2: Trainspotting.

 

Otra de las variaciones, aunque esta tenga menos importancia que la anterior, es la aparición de la heroína relacionada con Renton y Sick Boy. Si bien Renton la ha dejado por el deporte, Sick Boy la ha cambiado por la cocaína, siendo un verdadero adicto a esta. En la película, Danny Boyle introduce un pasaje que no aparece en Porno, en el que Sick Boy y Renton le quitan heroína a Spud para que no la consuma y, al tenerla en las manos, y sabiendo que ya la han podido dejar, se vuelven a chutar.

 

Sick Boy y Renton después de volver a consumir heroína

 

Esto ocurre después de haber ido al mismo paraje de las Highlands que en la primera película, en una remembranza de Tommy, el único de los amigos que falleció a causa de la heroína. Cuando regresan, en una secuencia delirante que mezcla imágenes de la preparación de una dosis y de las Highlands, Boyle vuelve a situar a los dos protagonistas principales desabrochándose los cinturones del brazo con una pantalla de fondo con caballos cabalgando, en una clara referencia a la heroína que cabalga por sus venas. Esta escena es un simple recuerdo de lo que fue el primer filme, bastante acertado para que el espectador que buscaba la esencia de Trainspotting la encuentre. Mediante el desenfoque, los contrapicados, un plano del revés y Spud en un lado observando a sus amigos, Boyle ilustra a la perfección el viaje de heroína tal cual lo había hecho en la primera película.

 

En resumidas cuentas, habría que destacar que T2: Trainspotting no es una adaptación fiel al espíritu de Porno, ya que teniendo en cuenta todos los elementos destacados, Boyle filmó su visión de la vida de los personajes tras el paso de veinte años. Utiliza las tramas secundarias que aparecen en Porno pero intenta ligar continuamente sus filmes sobre las obras de Welsh, sin tomar para la trama principal ningún rasgo determinante de Porno. Así pues estamos ante una revisitación de Trainspotting, de ahí que la película se haya titulado como una prolongación de esta en lugar de haberse titulado Porno, como a los lectores nos hubiera gustado.

Acerca del autor

Enamorado del baloncesto, que ha vivido como jugador, entrenador, delegado y aficionado. Ahora se dedica a contarlo. También considera el cine como la confluencia de todas las artes y, por ello, el arte definitivo.

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies