¿Ha dejado el Atleti de ser “El Pupas”? (Parte I)

¿Ha dejado el Atleti de ser “El Pupas”? (Parte I)

El Atlético de Madrid no es un equipo normal. Nació de una de las formas más bohemias posibles, en una calle del centro de Madrid y de madrugada. Un grupo de chavales vasco-navarro melancólicos por su Athletic Club de Bilbao fundaron el club en la madrugada del 25 al 26 de abril de 1903 entre Canalejas y el emblemático kilómetro cero. Al principio se llamó Athletic Club (Sucursal de Madrid) y acogió los colores del club de Bizkaia, que a su vez eran los del Blackburn Rovers inglés.

Todo empezó en un piso madrileño y así sería durante los primeros meses. Se cambiaban en un piso que colindaba con el primer campo allá en el Retiro y se aseaban en una tinaja en la casa de doña María. El club nació como sucursal del equipo bilbaíno y como tal no podían participar en la misma competición. Estaban concebidos como el mismo equipo a pesar de tener una junta directiva diferente. El primer presidente del equipo de madrileño fue Enrique Allende, pero dejó la directiva el mismo año. Le sucedió en el cargo Eduardo de Acha.

Cuatro años después, el 20 de febrero de 1907, la sucursal se ‘independizabadel club bilbaíno. El club madrileño siguió cediendo a jugadores al Athletic Club de Bilbao hasta que, en el año 1912, el Athletic inició la conocida filosofía de sólo jugar con jugadores nacidos en Euskadi.

Un jugador del equipo madrileño, Juanito Elorduy, viajó a Inglaterra para proveer a ambos clubes de más camisetas del Blackburn Rovers, pero al no encontrarlas, compró camisetas del Southampton Football Club, que tenía muy buenas relaciones con el equipo vasco. El primer partido del Athletic de Madrid con las camisetas rojiblancas de los “saints” se dio el 22 de enero de 1911.

En 1912, bajo el mandato de Julián Ruete, los clubes empezaron a dar los primeros pasos para desvincularse. Aún con Ruete de presidente, el equipo abandona el Campo del Retiro y se va a jugar a O’Donnell, siendo un Athletic de Madrid – Athletic Club de Bilbao el primer partido en disputarse allí. Durante aquella época llegaría el primer título: campeón en 1913 (además de varios subcampeonatos).

Se potenciaron no solo la sección de fútbol, sino también la de tenis, atletismo y hockey hierba, disciplinas en las que se ganaron campeonatos.. En 1921 se dio el paso definitivo para la desvinculación total de ambos clubes. En este año, como dato curioso, Santiago Bernabéu jugó con el equipo madrileño.

En aquella primera época, el club madrileño se desmarcaba del resto debido a que, a pesar de que el fútbol se empezaba a profesionalizar (los jugadores cobraban a escondidas), el Athletic de Madrid era aún amateur.

El 13 de mayo de 1923, el equipo inaugura en un encuentro contra la Real Sociedad (2-1 para el club madrileño) un campo nuevo: el Stadium Metropolitano. En los años 20, 30 y 40 el club conquista varios campeonatos y subcampeonatos regionales (Liga y Copa).

Tras esto, en la temporada 1939-40, el club empieza a competir por primera vez en la Primera División, compitiendo también el el campeonato regional. Gana ambos títulos. Será en la recién iniciada década, la de los cuarenta, y en la siguiente cuando el equipo se asiente en la élite del fútbol español ganando tres campeonatos de Liga y dos subcampeonatos, una Copa Eva Duarte (lo que actualmente conocemos como Supercopa de España), una Copa de los Campeones de España (mismo caso que la Copa Eva Duarte) y una Copa Presidente de la Federación, torneo que jugaban los equipos de Primera División. Hay que destacar que los títulos se lograron en los 40 (hasta 1947) bajo la denominación de Club Atlético Aviación.

Como uno de los hitos más importante del Atleti en la década anteriormente citada, se produjo la victoria más holgada contra el Real Madrid. Este 5-0 certificó y valió como revancha tras la derrota que supuso que el club perdiera la Liga del 1947. En esta liga, la delantera del Atlético de Madrid era la histórica del conjunto colchonero, conocida como “la delantera de seda”: Silva, Juncosa, Vidal, Campos y Escudero (150 goles en Liga), ofensiva que se consagró en el partido contra el Madrid.

En esa época empezó a usarse el juego defensivo como filosofía propia. El primer entrenador que aportó este carácter fue Helenio Herrera, que no solo transformó el juego del equipo, sino el juego de “la delantera de seda”. También en esta época llegó al equipo Ben Barek. Estuvoseis años y fue uno de los jugadores más importantes en vestir la camiseta del Atleti. Fue miembro de “la delantera de cristal” junto a Juncosa, Pérez- Paya, Carlsson y Escudero. Otros jugadores importantes de esta época fueron Enrique Collar, Peiró, Mendoça, Vavá, Adelardo, San Román, Rivilla y Calleja.

Los 60 y los 70, décadas doradas

 

En 1961, el Atleti, tras ganar la Copa del Generalísimo la temporada anterior, consigue el primer título europeo de la historia del club, ganando la Recopa de Europa tras un contundente 3-0 a la Fiorentina en la final de Stuttgart.

En 1964, llegó a la presidencia del club Vicente Calderón. Aquel mismo año debutó como jugador del primer equipo Luís Aragonés. En la primera temporada de Aragonés como jugador (1964-65), el equipo gana la tercera Copa del Generalísimo y acaba subcampeón de Liga. La temporada siguiente ganaría la quinta Liga con Domènec Balmanya a los mandos. Esta Liga fue la última en el Stadium Metropolitano. Así pues, el club, estrena su nueva casa un año después. El estadio se llamaría de forma primigenia Estadio del Manzanares.

En los 70, el club sufre su mayor transformación. Con Marcel Domingo en la banda, llegan varios de los jugadores que se han convertido en jugadores históricos para el club. Capón, Jayo, Ufarte, Pacheco, Irureta, Gárate, Heredia, Ovejero y el mítico capitán Abelardo eran parte de la plantilla colchonera en esta época. También formaba parte de este histórica década, Luís Aragonés. En la 69-70 el Club se alza con la sexta Liga.

En la temporada siguiente el equipo llega a la última fecha de la Liga con opciones de ganarla si consigue derrotar al Barcelona, que llegaba con las mismas opciones que los colchoneros. Ese año ganan la Copa del Generalísimo y juegan las semifinales de la Copa de Europa contra el Ajax de Cruyff. Durante esa Copa de Europa, el equipo logra una de las mayores remontadas de la historia,  tras ganar 3-0 al Cagliari con hat-trick de Luís Aragonés. Es en estos años, el Atlético logra el mayor hito del equipo hasta ese momento: jugar una final de Copa de Europa.

En la temporada 1973-1974, tras derrotar, en un mágico encuentro para el imaginario de los aficionados que lo vivieron, al Celtic de Glasgow (el equipo madrileño con nueve hombres sobre el césped, comandados por Heredia y Ovejero en la defensa ganó 0-2 en Glasgow), llegan a la final de la Copa de Europa contra el Bayern München.

En la final, el cuadro dirigido por Juan Carlos Lorenzo llegaría al final de los noventa minutos con el 0-0 inicial, y en la prórroga marcaría un gol de falta Luís Aragonés que hizo soñar a la parroquia rojiblanca con alzar la primera Copa de Europa. Sin embargo, a falta de treinta segundos para el final del encuentro, el destino sería muy cruel con los del Manzanares. Georg Schwarzenbeck marcaría un gol desde más de cuarenta metros tras una jugada desafortunada en la que se notó la inexperiencia de los colchoneros. Después de un saque rápido, Schwarzenbeck agarró el balón y vio que Reina, portero del Atleti, no estaba atento, lanzó a portería y marcó el 1-1. En esa época aún no existían las tandas de penaltis, dos días después se jugaría un desempate en Bélgica. El cuadro alemán demostró su poderío físico y su experiencia primó. El choque concluiría con un claro 4-0 para los alemanes.

Tras este partido, el mítico presidente del Atlético de Madrid, Vicente Calderón, puso el sobrenombre al equipo de ‘El Pupas’, sobrenombre que aún pesa en la historia del club. A la hora de recibir la Copa, los jugadores del Bayern decidieron ponerse las camisetas del Atleti para recibirla junto a las medallas de oro. También ese año, el equipo acabó la Liga como subcampeón.

Una vez acabada la temporada 73-74, Luís Aragonés decidió colgar las botas, pero a su vez, empezó su andadura como entrenador del equipo, episodio que el propio Aragonés contó que fue muy extraño a nivel personal. Pasó de tratar a sus compañeros como tal a tratarlos de usted.

El Bayern, por temas políticos, decidió no jugar la Copa Intercontinental contra Independiente de Avellaneda, campeón de la Copa Libertadores, y la UEFA decidió que fuese el subcampeón de la Copa de Europa quién disputase la final. El partido de ida, ya con Luis Aragonés como entrenador rojiblanco, se jugó en Buenos Aires e Independiente se impuso por 1-0. El 10 de abril de 1975 se disputó el segundo partido en Madrid, dónde el Atlético ganó por 2-0, con un gol de Rubén “Ratón” Ayala a cuatro minutos del final. Así, el club colchonero ganó la Copa Intercontinental, y obtuvo el segundo título internacional de su historia, convirtiéndose de esta manera en el único club del mundo que consigue ganarla sin conquistar previamente la xima competición continental.

En los 70, no solo el club consigue la final de la Copa de Europa, sino que logra tres títulos de Liga en 1970, 1973 y en 1977. En el campeonato de España (la Copa), consigue ganar las de 1972 y 1976. En los 80, el club pasa por una época oscura. Habría que esperar hasta 1985 para ver al Club levantando la Copa, primer título de la década. Al inicio de la siguiente temporada, se haría con la Supercopa de España.

En la temporada siguiente, al ser campeón de Copa, jugó la Recopa de Europa y consiguiendo llegar a la final parar perderla contra el Dinamo de Kiev ucraniano en el Estadio de Gerland por 3-0.

En el año 87, el Atlético llega a la final de la Copa y la disputa tras la reciente muerte del presidente Vicente Calderón. Tras este fatal desenlace, llegaría a la presidencia Jesús Gil. Con Gil a los mandos, la primera decisión fue despedir a Luís Aragonés y fichar al futuro balón de plata. Paolo Futre vestiría la camiseta rojiblanca y le acompañaría López Ufarte, Salinas, Baltazar o el mítico portero Abel Resino.

A inicios de los 90, el club consigue las Copas de 1991 y 1992. Ambas Copas son ganadas en el Santiago Bernabéu, estadio del eterno rival. La primera fue contra el Mallorca con gol de Alfredo Santaelena y la segunda contra el Real Madrid por 2-0 con goles de Schuster y Futre.

En 1992, tras la nueva Ley del Deporte, todos los Clubes del fútbol profesional, salvo el Real Madrid, FC Barcelona, Athletic Club de Bilbao y Osasuna, se deben convertir en Sociedad Anónima Deportiva. Por ello, Jesús Gil se convirtió en máximo accionista mediante una comisión de delito de apropiación indebida, hecho que fue confirmado por el Tribunal Supremo años después. Tras la sentencia, ni la familia Gil -con Jesús ya fallecido meses atrás- ni Enrique Cerezo, tuvieron represalias penales, ya que el delito había prescrito. Poco antes de estos sucesos, Enrique Cerezo asumiría la presidencia del club.

A mediados de la década, con el técnico yugoslavo Radomir Antic, se consigue el doblete de Liga y Copa (1995-96). Molina; Aguilera, Santi, Solozabal, Toni; Pantic, Simeone, Caminero, Vizcaíno, Penev y Kiko formaron el once que ganó ambas competiciones en la 1995-96. Tras los 42 partidos de Liga y los 11 de Copa del Rey, el equipo solo pierde ocho partidos.

La temporada siguiente empieza perdiendo la Supercopa contra el Barcelona. En Liga acaba en quinta posición y en Copa eliminado en cuartos contra el club catalán. En Champions, en fase de grupos, el equipo se clasifica como primero para cuartos de final, dónde pierde contra el Ajax. Los goles de los colchoneros son de Esnéider en Amsterdam y de Kiko y Pantic en Madrid.

En la 97-98 el equipo llega hasta semifinales de la Copa de la UEFA y en Copa del Rey cae contra el Zaragoza en octavos. En Liga acaba séptimo. Esta misma temporada, el equipo ficha al que era el máximo goleador de la Liga italiana, Christian Vieri, que marcaría 24 goles para acabar como “pichichi” de la Liga Española.

Se decide que Antic deje el banquillo colchonero para que llegue a él Arrigo Sacchi, que sería despedido tras 22 partidos. Se hizo cargo del primer equipo Carlos Aguilar, técnico del B, durante cinco partidos antes del regreso al banquillo de Antic para las últimas once jornadas de Liga.

Acerca del autor

Juanan es un aficionado a todos los deportes americanos en especial a la NBA y la NFL. También le gusta la música y el Atleti.

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies