La Casa de Papel: de la mediocridad de Atresmedia al éxito en Netflix

La Casa de Papel: de la mediocridad de Atresmedia al éxito en Netflix

Ay, la modernidad. Son tiempos nuevos, en los que todo está en permanente cambio.  Ya nada es como antes, y eso es aplicable en muchos de los ámbitos televisivos. Pero parece que está afectando de manera especial a las series.

 

Nadie se va a sorprender ahora si se habla de Netflix, HBO, Sky o plataformas similares están ya a la orden del día, y que su modo de operar, con películas y series a la carta, cuándo y dónde quieras, tiene muchos beneficios que superan ampliamente a las características de la televisión convencional.

 

Esto se ejemplifica muy bien con un caso concreto, como puede ser  La Casa de Papel. La serie, producida originalmente por el grupo Atresmedia (el que tiene Antena3 y LaSexta, entre otros canales), fue una gran apuesta para la televisión. Una serie de gran producción, que contaba con varios actores dramáticos importantes en el panorama nacional y una trama que engancha y aumenta las ganas de ver más episodios. Basada en un atraco a una entidad española, el guión podría ser perfectamente el de una gran producción norteamericana.

 

Tanto fue así que la serie fue colocada en el prime time de los jueves, que es una de las horas con más visualizaciones de televisión, donde normalmente no tiene que competir con el fútbol, un todopoderoso en cuanto a las audiencias se refiere. La serie tuvo tirón en sus comienzos, alcanzando unas buenas cuotas de audiencia, sin embargo fue perdiendo espectadores a medida que avanzaban los capítulos, y solamente consiguió recuperar buenas cuotas de pantalla al llegar al final de la temporada. Si bien es cierto que tuvo varios problemas que surgieron por el camino, como competir con Operación Triunfo, que estaba reviviendo por todo lo alto, finalmente la serie se puede catalogar como un éxito relativo. No llegó a las audiencias de Telecinco, el canal más visto de la televisión, pero sí fue uno de los programas más vistos de su franja durante la emisión.

 

Con los datos que proporciona la empresa Kantar Media (la encargada de medir los índices de audiencia televisivos) se observa que empezó la serie con algo más de un 25% de cuota de pantalla, y el último capítulo anduvo en 12,1%. Un dato no muy bueno, pero si algo mejor que el 9,8 al que se llegó en capítulos anteriores.

 

Por tanto, una serie más que pasaba sin pena ni gloria por la televisión, como otras tantas antes de ella. Lo que no mucha gente se esperaba es lo que pasó después. Netflix obtuvo sus derechos de emisión, y la colgó sin darle mucho bombo y platillo en su plataforma. Y aquí fue donde la serie empezó a crecer como la espuma. Aparecían cada vez más y más fans de la serie, que aumentaba su repercusión en redes sociales, y sus personajes y sus nombres eran conocidos en el mundo de las series. Se recomendaba sin parar y cada vez más atraía a más público.

 

Lo más curioso de todo esto es que este fenómeno se repetía a través del mundo entero. Con Netflix, siempre en la puntera del mundo de las series, adaptando el título y los capítulos (se llamó Money Heist y se cambiaron los capítulos para tener una duración de cuarenta minutos, en vez de la hora y pico española) la serie obtuvo una extraordinaria difusión. Tanto que la propia plataforma anunció a principios del vigente año que se había convertido en la serie de habla no inglesa más vista de la historia de su web. Los datos concretos de visualizaciones son imposibles de proporcionar, ya que Netflix no participa en los datos de audiencia comunes, y ellos no emiten datos acerca de la audiencia de sus series más allá de récords o casos concretos.

 

Pero los datos han debido ser muy buenos, ya que la plataforma anunció que compraba la serie y la renovaba para una tercera temporada. Además, ha contratado a varios de los actores principales para protagonizar otras series de producción propia.

 

En resumen, parece evidente que la visualización en Netflix fue muy superior a la que tuvo en Antena 3, a pesar de que Atresmedia dedicó mucho más tiempo y esfuerzo (y posiblemente dinero) a su promoción. Ahora bien, ¿por qué pudo suceder esto?

 

Cualquier respuesta que se dé no puede ir más allá de la pura especulación. Aun así, parece evidente que las plataformas de visionado de pago como Netflix dan más cabida a series de algo más de calidad. La televisión aún conserva más espectadores, pero éstos no son tan fieles como los que pueden estar viendo la serie adrede. También el uso de servicios de streaming permite algo que no permite la televisión más tradicional, como es la visualización de los llamados maratones de series, en los que se puede consumir una temporada entera de una serie en cuestión de días (o de horas). Los espectadores más jóvenes parecen estar más en los servicios de Netflix y este tipo de plataformas que en la televisión, y eso es algo que afecta directamente a una serie que, como La Casa de Papel está dirigida a un público más joven.

 

Concluyendo, esta es solamente una muestra más de una tendencia  que cada vez se reproduce más en la sociedad de la comunicación actual, especialmente en el ámbito de la televisión e internet. El mundo de los servicios a demanda se impone fuerte sobre las televisiones, con unos horarios mucho menos flexibles y la incomodidad extra de los anuncios y la publicidad. Si hasta el mundo del deporte, con horarios más firmes y de más visionado, adopta cada vez más esta postura, ¿cómo no van a hacerlo las series, que no están tan pendientes de la actualidad?

Acerca del autor

Sergio respira deporte americano. Dice que "no basket, no party". Se enamoró de la ciudad de Los Ángeles, así que escoge equipos que seguir de allí para tener una excusa para ir. Eso sí, los buenos de la ciudad, que para ver equipos malos se queda en España. Rams, Lakers, Dodgers, Kings. Escritor curioso, siempre indagando en el mundo de las estadísticas las cuales cree que son muy importantes para entender las cosas que pasan y por qué pasan.

2 Comentarios

  • esssssto
    octubre 29, 2018

    Excelente artículo. Quizá sería importante mencionar que Netflix sí que invertió bastante en publicidad, y si bien posiblemente la serie ya estuviese empezando a despuntar en la plataforma cuando decidieron explotarla más, es indudable que todo el mundo hablaba de ella cuando youtube te gritaba que te la vieras y la ciudad de Madrid estaba llena de papeles.

    Pero desde luego este artículo hace un análisis muy interesante sobre las plataformas online que no muchos otros medios se están planteando aún.

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies