LaLiga en Miami, una idea brillante que desnuda al fútbol español

LaLiga en Miami, una idea brillante que desnuda al fútbol español

Desde comienzos de campeonato, se ha rumoreado la posibilidad de expandir la marca LaLiga en Estados Unidos con la disputa de un encuentro oficial en tierras americanas. El partido elegido ha sido el Girona FC-FC Barcelona de la vigesimoprimera jornada de la Liga Santander 2018/19. Sin embargo, ante la falta de acuerdo de todas las partes involucradas y la polémica que rodeó a la Supercopa en Tánger, el escenario de dicho encuentro sigue en el aire.

 

La propuesta desde los orígenes

 

Un proyecto de tal magnitud requiere que todas las grandes instituciones de nuestro fútbol trabajen en una misma dirección y aseguren así las mejores condiciones a clubes, jugadores y aficionados. De momento, esto no ha ocurrido.

 

El gran valedor de esta idea ha sido LaLiga. De la mano de Javier Tebas, LaLiga lleva varios años tomando decisiones en favor de la expansión de la marca. Primero fueron los horarios adaptados al mercado asiático, árabe y americano. Después llegó la prolongación de la jornada, que comienza el viernes y acaba el lunes, impidiendo así que dos partidos coincidan al mismo tiempo. Y ahora, Tebas pretende llevar un partido oficial a tierras estadounidenses.

 

La Federación ha rechazado la propuesta de LaLiga, ya que entienden que se requiere la aprobación de los dieciocho equipos restantes de La Liga Santander y de la AFE como institución. Sin embargo, si estos dos requisitos llegan a cumplirse,  se permitiría la disputa del encuentro en tierras americanas, algo poco probable para esta temporada. Los plazos son cada vez más precipitados, y la decisión podría posponerse para el año que viene.

 

Ante la negativa de la RFEF, Javier Tebas afirmó a los medios el pasado 21 de Septiembre que a LaLiga no le basta con un simple “no”, y que la Federación les ha pedido la documentación necesaria para cumplir con la reglamentación FIFA y UEFA. A esto añadió que “no se trata de una lucha de egos (entre Rubiales y él), sino un tema estratégico”.

 

Entre tanta confusión, David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles, le ha dado un 20% de posibilidades a la disputa del partido, alegando que desconoce si las condiciones de dicho encuentro aseguran el cumplimiento de los derechos de los jugadores: “Con la información que tenemos los futbolistas no pueden viajar a EEUU. Hasta que la información sea la adecuada y los futbolistas puedan tomar decisiones, no van a ir a EEUU” añadió Aganzo.

 

Sin orden ni concierto

 

Una vez más, las instituciones que mandan en el fútbol español han evidenciado que no hay orden ni concierto. Más allá de las disputas internas que pueden surgir en reuniones privadas, el asunto se ha convertido en un tema de dominio público gracias al cruce de declaraciones entre Luis Rubiales (Presidente de la RFEF), Javier Tebas (Presidente de LaLiga) y David Aganzo (Presidente de la AFE).

 

Esta situación ya no sorprende a nadie. A día de hoy, no se puede negar que cada institución mira por sus intereses. No obstante, la falta de consenso y la excesiva tirantez entre las tres partes de esta negociación hacen un flaco favor a los dirigentes.

 

Y no sólo a los dirigentes, este espectáculo deja en un mal lugar al funcionamiento del fútbol español, y daña una imagen que ya de por sí no es demasiado buena debido a deficiencias en la gestión del producto.

 

Los clubes, los principales protagonistas

 

Más allá de las disputas internas en nuestro fútbol, es momento de analizar las consecuencias que conlleva jugar un partido fuera del territorio español en esas fechas. ¿Qué ganan y qué sacrifican los protagonistas? ¿Piensan de igual forma todos los estamentos de un mismo club? ¿Qué pasa con los aficionados? Vamos allá.

 

Parece evidente que el principal problema de la propuesta son los miles de kilómetros que separan Girona de Miami. Las ocho horas de vuelo suponen una carga extra en las piernas de los futbolistas en un calendario apretado de por sí. Asimismo, el Girona FC pasa de jugar en su estadio ante su gente para hacerlo en un estadio neutral, en el que se presupone la mayoría de aficionados blaugranas. Este sacrificio no pasa desapercibido y algunos periodistas creen que se adultera la competición con este tipo de decisiones.

 

Además, los grandes damnificados de esta idea son los socios del Girona FC, que pierden la oportunidad de presenciar el encuentro, una cita que viene incluida en el precio de su carnet. Pese a que se han ofrecido “packs” de vuelo, entrada e incluso estancia, la situación cambia por completo y se perjudica a un aficionado que paga un abono bajo unas condiciones que luego no se cumplen.

 

Sin embargo, no todo son inconvenientes. Tanto el Girona CF como el FC Barcelona saldrán beneficiados en el apartado publicitario, ya que serán los protagonistas de un encuentro oficial en un país que no está acostumbrado a ello. Un derbi catalán, con lo que ello conlleva, es pretexto perfecto para patrocinar la marca.

 

Ante este escenario, ambos clubes han manifestado a todos los niveles sus intenciones de cara a la disputa de dicho encuentro. Curiosamente, dentro de las propias instituciones existen diferencias, y es que no es fácil contentar a todos.

 

Por un lado, los altos cargos de ambas entidades han mostrado su predisposición a exportar la marca LaLiga en tierras americanas. Incluso, el propio Josep María Bartomeu, presidente del FC Barcelona, comentó en una entrevista en “El Transistor” de Ondacero que apoya la propuesta, pero que desconoce si finalmente se podrá jugar allí: “No sé si se jugara el Girona-Barça en Miami. La Liga nos lo propuso y nos pareció muy buena idea. A mí me gusta, tenemos la obligación de promocionar la Liga, es la mejor del mundo y hay que acercarse a nuevas fuentes de ingreso. Competimos con la Premier y hay que acercarse. Eso ayudaría, pero la decisión no la tomo yo. Hace unos días se habló con los capitanes (Óscar Grau y Pep Segura), se les explicó el nuevo proyecto, sobre todo para ingresos televisivos, el proyecto beneficia a todos. Habrá diferentes opiniones, pero se trata de seguir promocionando el fútbol”.

 

Por otro lado, los técnicos de ambos equipos han querido mantener cierta distancia con respecto a este tema y han encomendado la decisión al buen hacer de sus dirigentes: “Somos conscientes de lo que supone para el club y su crecimiento. Nosotros siempre vamos a defender los intereses del Girona. Vamos a apoyarlo porque se trata de una situación que es conveniente” explicó en rueda de prensa Eusebio Sacristán. En una línea similar, se ha manifestado Ernesto Valverde, aunque “el txingurri” se ha quejado de la excesiva repercusión de un encuentro que se tiene que disputar dentro de cuatro meses: “A los que estamos implicados nos importa poco. Las vueltas que se están dando con este partido me parece algo sorprendente. Ahora me da igual, porque es un partido que se jugará dentro de tres o cuatro meses y se disputará donde sea”.

 

Por último, jugadores de ambos equipos también han querido dar su opinión al respecto. El primero en hacerlo fue Alex Granell, capitán del Girona, quién atendió al Diario de Girona y dijo lo siguiente: “Personalmente se me hace extraño que un partido de liga española no se juegue en España, y concretamente en Girona, pero seguro que es por el bien del club y de la liga. Seguro que todo está muy bien estudiado. Sinceramente, a mí lo que más me preocupa es que se cuide al socio del Girona y quiero que si acaba ocurriendo, el socio debe estar bien compensado porque se trata de un partido especial”.

 

Jordi Alba también quiso dar su opinión sobre el tema, y tras el Real Sociedad-FC Barcelona declaró en zona mixta lo siguiente: “El Girona-Barça es una decisión que debe tomar el club, conmigo el club no ha hablado de esa posibilidad, no sé si con los capitanes sí…”. Además no se mostró muy predispuesto a realizar un viaje de tal calibre: “Es un viaje muy largo, a la gente del Girona les gustará jugar en su estadio… Pero bueno, los jugadores no podemos hacer mucho”.

 

En una línea similar se manifestó Borja Garcia. El centrocampista madrileño expresó su deseo de jugar ante su gente, aunque dejó una puerta abierta a la propuesta de LaLiga: “Me gustaría que el partido se jugase en Montilivi, porque creo que tendríamos más opciones, que si jugamos fuera de nuestro campo, pero también podría pasar que en Montilivi perdiéramos como el año pasado y si jugásemos en Miami podríamos conseguir un resultado más positivo”.

Pioneros en el mundo del fútbol, seguidores de una corriente en otros deportes

 

Históricamente, el mundo del fútbol, y por ende sus aficionados, saborean la tradición y rehúyen de los cambios que se imponen. Un claro ejemplo ha sido la aceptación gradual de las giras mundiales de ciertos clubes para llenar las arcas mientras se preparan para el inicio de temporada.

 

Imagen vía Diario ABC

A inicios de siglo, las giras asiáticas del Real Madrid parecían una locura. La preparación física y los kilómetros recorridos se planteaban como escollos insalvables de cara a una preparación digna de un club profesional. Sin embargo, el paso de los años le dio la razón a la entidad blanca y actualmente los clubes de primer nivel mundial juegan todos los años en tierras estadounidenses la conocida “International Champions Cup”.

 

Algo parecido podría ocurrir (¿por qué no?) con la disputa de partidos oficiales en otros países. De hecho, la FIGC (Federazione Italiana Giuoco Calcio) logró acuerdos de un año para que la Supercopa Italiana en sus ediciones de 1993,2009, 2011, 2014, 2015 y 2016 se disputara en Washington, Tripoli, Nueva York, Pekín, Pekín, Doha, Shanghai y Doha  respectivamente. Incluso en España (¡Atención!), hemos podido presenciar recientemente como la propia RFEF, quién ahora se opone al Girona FC-FC Barcelona, daba luz verde a la disputa de la Supercopa de España en Tánger.

 

A día de hoy, la primera liga de fútbol de primer nivel europeo que pretende llevar un partido oficial de liga fuera de su territorio es LaLiga Santander. Eso es indiscutible. No obstante, la idea de Javier Tebas, más allá de ser acertada bajo mi punto de vista, no deja de ser una continuación del camino que ya labraron ligas profesionales como la NFL, MLB o NBA. Llegados a este punto, es preciso analizar la repercusión de esta decisión en ambos campeonatos estadounidenses.

 

La NFL (National Football League) ha sido la competición americana que ha ofrecido partidos fuera del territorio nacional con mayor regularidad. En Octubre de 2005, se celebró el primer partido oficial de NFL en el Estadio Azteca de México. Arizona Cardinals y San Francisco 49ers congregaron a 103.000 espectadores, siendo el récord de asistencia a un partido de NFL. A partir de dicha fecha, la exportación de la liga ha ido creciendo. Tanto es así que desde 2006 se han disputado más de treinta partidos de ligar regular en Londres.

 

Por su parte, la MLB (Major League Baseball) siempre ha tenido cierta predilección por la colonia hispana. Un considerable porcentaje de los jugadores y aficionados al béisbol en Estados Unidos son hispanos o tienen ascendencia directa. De este modo, México ha sido el destino preferido para la disputa de partidos oficiales fuera de la nación estadounidense. En 1996, San Diego Padres y New York Mets se enfrentaron en el primer encuentro en tierras mexicanas. Desde entonces, y al igual que la NFL, este tipo de eventos se han convertido en tradición.

 

Por último, la NBA (National Basketball Association) también ha logrado romper fronteras y llevar encuentros oficiales en los últimos veinte años a Japón, México y Reino Unido por este orden. Sin ir más lejos, Brooklyn Nets disputó el pasado curso dos partidos de liga regular frente a Oklahoma City Thunder y Miami Heat en Ciudad de México.

 

Imagen vía @sixers

Sin embargo, el ejemplo más cercano para el público europeo es el Philadelphia 76ers-Boston Celtics que tuvo lugar en Londres el 11 de Enero de 2018. Las entradas se agotaron en apenas una hora, y el O2 Arena de Londres logró completar su aforo de 16.890 espectadores.

 

La selección de dicha sede no fue casualidad. El carácter multifuncional del pabellón y el status Cosmopolitan de la ciudad permitieron que tal encuentro supusiera una semana llena de eventos publicitarios, enfocados a la venta del producto NBA. Periodistas y aficionados de toda Europa tuvieron el placer de reunirse en la capital inglesa y disfrutar de sus ídolos de una forma cercana y organizada.

 

¿Se debe buscar la perfección antes de exportar el producto? Rotundamente, sí.

 

El éxito de la NFL, la MLB y la NBA en el extranjero está directamente relacionado con la excelente organización de sus entidades y la calidad de la liga en sí. Sin embargo, la considerada por muchos la mejor liga de fútbol del planeta está años luz de ellas.

 

A día de hoy, el objetivo de LaLiga como institución, y de Tebas como máximo representante, parece enfocado a superar a la Premier League como competición más atractiva, y por ende, más seguida en el mundo. Actualmente, la liga española goza de salud en cuanto a profesionales (jugadores, entrenadores, cuerpos médicos etc.) y aficionados se refiere. Sin embargo, estamos a años luz de tener un producto verdaderamente atractivo para el gran público.

 

Muchas críticas al fútbol español vienen motivadas por al reparto televisivo, los problemas del calendario y la situación de algunos estadios, que dictan mucho de lo exigido para una liga top-3 europea. Esto sumado a la indecisión por parte de los dirigentes hace de LaLiga una competición, y sobre todo una marca, vulnerable ante los ojos del mundo. No les falta razón.

 

Cualquier espectador neutro puede percibir a grandes rasgos que, por ejemplo, la Premier League da un mejor trato a lo que vulgarmente se denomina como el “envoltorio” (el aspecto de los estadios, marketing, la asistencia a los campos…).

 

Imagen vía GettyImages

¿Y cómo lo consiguen? En mi opinión, el reparto televisivo es la clave de todo. El popular dicho “el dinero llama al dinero” es una realidad. Con un reparto equitativo en los derechos de televisión, los clubes de primera división inglesa cuentan con presupuestos más igualados para confeccionar sus plantillas, para tener sus estadios en perfectas condiciones y hacer frente a los gastos sin exigir altos precios en entradas y abonos a sus aficionados. Además, en la cuna del fútbol, no han prescindido de sus tradiciones y actualmente se mantiene el fútbol navideño. Pese a los ajustados calendarios y la gran cantidad de competiciones en las que participan los grandes clubes, el Boxing day. Esta mezcla de tradición y progreso hace de la Premier League un producto atractivo.

 

¿Quiere decir esto que LaLiga no es un producto atractivo actualmente? No. No obstante los máximos mandatarios del fútbol español debería cambiar la lista de prioridades, ya que es necesaria una mejora en muchísimos aspectos a nivel administrativo, económico y organizativo para hacer justicia al fútbol que se practica en el terreno de juego. Por tanto,  llevar LaLiga a Miami no deja de ser una idea brillante que desnuda las carencias del fútbol español.

Acerca del autor

Es agradable ser importante, pero más importante es ser agradable. Disfrutón.

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies