WNBA: Ellas también juegan

WNBA: Ellas también juegan

“La WNBA es súper aburrida, pero si no hacen mates” o “Para ver la WNBA prefiero estar mirando a una pared, son igual de divertidas” son algunas de las frases que verás con investigar un poco por este “maravilloso” mundo llamado Internet. Obviamente esta es solo la opinión de unas pocas personas que, por supuesto, no habrán visto más de medio partido de baloncesto femenino en su vida. Aun así, pese a todos los avances que está haciendo la sociedad los últimos años en el ámbito de las diferencias de género, el deporte sigue siendo una de las asignaturas pendientes, y, desgraciadamente, el baloncesto es uno de los más perjudicados.

 

Pero no todo es negativo, ni mucho menos. Año tras año, la WNBA sigue creciendo, tanto en aficionados como en la audiencia televisiva americana, acercándose así poco a poco a la repercusión que merece.

 

Por ejemplo, según datos de la propia organización, los tres primeros partidos de esta temporada regular, retransmitidos por ESPN2 (la cadena que normalmente retransmite los partidos en la TV privada americana), tuvieron un 26% más de audiencia que en 2017. 

 

Foto vía wnba.com

 

Y por supuesto, esto es solo el principio.

 

Tanto la propia NBA como diferentes grandes marcas, como Adidas o Nike, están apostando por la inversión en esta liga, dándole una gran difusión por medios como las redes sociales, la televisión o a través de publicidad. Pero sobre todo, año tras año, el nivel de la liga no para de subir, dejando momentos, partidos e incluso eliminatorias que nada tienen que envidiar de la NBA.

 

Zapatillas de las jugadoras Seimone Augustus y Sue Bird, debido a la colaboración de “Nike” con la WNBA ( vía WNBA

 

Sin embargo, lo que más necesita la liga es poder llegar al público, que la gente vea todo lo que pueden ofrecer estas chicas. Y qué mejor manera que empezar a darles la importancia que se merecen en los medios de comunicación.

 

Por eso, El Playmaker aportará su granito de arena inaugurando esta sección de WNBA. Para abrir el apetito, y ya que tristemente la temporada regular no empieza hasta mayo de 2019, aquí tenéis cuatro razones por las que hay que ver la WNBA:

 

1. Partidos en abierto: Debido a la gran expansión y difusión que la liga está intentando conseguir, desde hace unos años el twitter oficial de la WNBA ofrece veinte partidos en abierto, de una forma totalmente gratuita, y que sirve para aquellos indecisos que quieran empezar a interesarse pero que no quieren hacer una inversión de dinero ni complicarse la vida buscando canales o retransmisiones online. Indistintamente, el WNBA League Pass es cuanto menos asequible. Ejemplo de esto es que los playoffs de este año tan solo costaron 4,99 $.

 

 

2.  Calendario: La gran baza de la liga respecto a ganar en audiencia es la época del año en la que se desarrolla la competición. Cierto es que en su comienzo, a mediados del mes de mayo, coincide en fechas con los playoffs de la NBA. Pero con el final de estos, y las ganas de los aficionados de continuar viendo buen baloncesto, la WNBA es un digno sustituto mientras esperamos al nuevo comienzo de la liga masculina. Toda la temporada se desarrolla en verano, época de vacaciones y descanso, por lo que las excusas de grandes madrugones y noches de estudio están descartadas.

 

3. Duración de la competición: Tampoco es una excusa el no tener tiempo para ver largas y densas competiciones. La WNBA cuenta con solo doce equipos (seis por conferencia), por lo que la temporada regular cuenta con 34 partidos, frente a los 82 de la NBA, y unos playoffs con cuatro rondas (incluidas las finales de la WNBA), terminando con una duración total de unos tres meses.

 

4. La “nueva NBA”: Si lo que buscas en la WNBA son los partidos trepidantes, grandes actuaciones de jugadoras liderando a sus franquicias, momentos inolvidables en el “clutch”, rondas apretadas de playoffs… Esta también es tu liga. Y no solo es comparada con la NBA por sus similitudes, sino que la WNBA está sirviendo a Adam Silver y compañía para hacer experimentos y cambios en el formato que podrían aplicarse en un futuro para la competición masculina. Ejemplos de estos cambios podrían ser la creación de nuevas franquicias en ciudades emergentes, como la creación de una franquicia en Las Vegas el pasado año (Las Vegas Aces), o un formato totalmente diferente de playoffs, alejado de los enfrentamientos por conferencias premiando más la temporada regular.

 

Logo de Las Vegas Aces, franquicia de la WNBA (vía WNBA)

 

Puede que después de todo esto sigas en duda de si verás o no la próxima temporada de la WNBA, pero ese no es el objetivo final de todo esto. El objetivo final es que conozcas todo este mundo, que hables de él, que te intereses por su evolución y apoyes este deporte que tanto amas, sea del sexo que sea la persona que lo esté jugando.

 

Porque es el futuro, porque está demostrando que se merece estar en lo más alto, porque necesita tener ese reconocimiento y porque sí.

 

Porque ellas también juegan.

 

Acerca del autor

Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Fan del deporte desde que tiene recuerdos. Como nunca se le ha dado bien ninguno, ahora se dedica investigarlos e intentar llegar más allá que el resto de la gente. Su sueño es ser el mejor periodista de WNBA del país, y no hay mejor forma de hacerlo que empezando en El Playmaker.

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies